Cómo germinar el hueso de aguacate para que crezca una hermosa planta

Te contamos cómo debes germinar el hueso del aguacate para que crezca una hermosa planta que estamos seguros amarás tener en casa.

El aguacate es de las frutas más consumidas en México, posiblemente toda América y el mundo también. En gran parte gracias a su rico sabor, los exquisitos platillos que podemos preparar y acompañar y también, por todos los beneficios que aporta al cuidado de la salud y belleza.

Por lo que tener una planta de aguacate en casa, aunque no nos dará aguacates como tal, es una excelente opción. Además es hermosa así que lucirá perfecta en cualquier área de tu hogar.

¿Cómo plantar el hueso de aguacate?

Lo más recomendable es que elijas un aguacate que esté muy bien madurado ya que es cuando el hueso se encuentra en su mejor punto para ser germinado. Además te permitirá realizar con mucha mayor facilidad el paso número uno que es preparar el hueso para su germinación.

Para esto solo debes dejar secar el hueso unos días. Después, cuando se haya secado, deberás tomar el hueso y pelarle la piel o parte café oscuro hasta que quede completamente blanquito. Puedes usar un pela papas, una cucharilla o algún utensilio de cocina que te facilite el proceso, solo procura no maltratar mucho el hueso.

Puede ser algo tedioso, pero si elegiste un aguacate bien maduro y dejaste secar el hueso correctamente, debe ser relativamente sencillo.

Germinar en agua

Hay un método bastante conocido que incluso ha rondado por la redes sociales el cual consiste en germinar el hueso usando un vaso o recipiente con agua.

Lo único que debes hacer es tomar tu hueso con la parte “puntiaguda” de su forma ovalada hacia arriba, clavarle tres o cuatro palillos, después tomar un vaso o recipiente de vidrio preferentemente, llenarlo casi al tope de agua y colocar el hueso procurando que solo una parte del hueso de aguacate esté tocando el agua y no que quede todo sumergido.

Lo ideal es mantener el hueso a una temperatura de entre 20 y 25ºC, y colocarlo en un lugar soleado o en una ventana orientada al sur y en tres semanas aproximadamente, podrías estás viendo la primeras raíces .

En siete u ocho semanas, deberías estar viendo las primeras hojas y el tallo asomando. Y al pasar de 12 semanas, puede que ya tengas ya una pequeña planta de aguacate, con sus primeras hojas bien desarrolladas. Será en ese entonces el momento de trasplantar a una maceta.

Este es por mucho el método mas sencillo para obtener tu planta de aguacate.

Consejos para que mi planta de aguacate crezca

Trasplanta tu hueso germinado a una maceta de buen tamaño con drenaje al fondo. Llena de tierra de buena calidad.

Planta con las raíces hacia abajo y las hojas o tallo hacia afuera de la tierra; la profundidad te la dará el tamaño de tu hueso germinado.

Riega cada que la tierra se sienta ligeramente seca al tacto, recuerda que a esta planta no le gusta la tierra ni muy seca ni muy mojada.

Y una vez que tu planta alcance unos 15 centímetros aproximadamente, córtala o pódala a mitad de su tamaño. Cuando crezca otros 15 cm más, pellizca las hojas superiores (las más nuevas), para promover que crezca más frondosa.

Fertiliza tu planta cada seis u ocho semanas con algún fertilizante casero o específico para este tipo de vegetación. Esto durante época de frío, pero en primavera y verano cuando haga calor, fertiliza cada 10 días.

No olvides que una planta de aguacate en maceta no da frutos como tal, pero eso sí, son una gran compañía y lucen realmente hermosas. Si quisieras que te diera frutos tendrías que plantarla en un jardín donde pueda crecer a un mejor tamaño.

error: Content is protected !!