Cómo curar el hígado dañado de forma natural en un mes

La función del hígado siempre ha sido filtrar las toxinas y eliminarlas del cuerpo. Sin embargo, su trabajo ha cambiado con el tiempo y ahora tiene una tarea mucho más grande que hace apenas un siglo.

Nuestros cuerpos están expuestos a una gran cantidad de toxinas a diario, por lo que el hígado tiene que trabajar a toda marcha para mantenerse al día. La vida moderna incluye alimentos fritos, alimentos tratados con pesticidas, toxinas en el aire que respira, y todo esto debería ser casi todo lo que tiene que ser filtrado a través del hígado. Con el tiempo, esto puede provocar daño hepático.

Daño hepático: causas y síntomas

Hay muchas causas comunes de daño hepático. Inicialmente, la enfermedad hepática puede ser genética, por lo que es posible que desee vigilar sus síntomas si alguien en su familia ha tenido problemas hepáticos alguna vez.

Además, el consumo excesivo de alcohol puede ser la causa más común de daño hepático, ya que el alcohol tiene muchas toxinas que deben filtrarse a través del hígado.

Además, el daño hepático también puede resultar de una dieta poco saludable. Un exceso de alimentos grasos, fritos o procesados ​​afecta enormemente al hígado. Es posible que tenga un alto riesgo si su dieta carece de frutas y verduras.

El daño hepático suele ir acompañado de ciertos síntomas. Si tiene alguno de los siguientes, es posible que esté lidiando con un hígado descompuesto:

  • El blanco de los ojos está amarillo o inyectado en sangre.
  • Malestar estomacal o problemas digestivos
  • Heces u orina consistentemente anormales (color, tamaño, momento)
  • La piel se ha vuelto amarillenta con el tiempo y no parece mejorar con los cambios en la dieta o los hábitos.
  • Desarrollo de mononucleosis

Para determinar si sus enzimas hepáticas son normales o no, puede realizar una simple prueba de enzimas hepáticas administrada por su proveedor de atención médica.

Tratamientos naturales sobre tratamientos convencionales

Su cuerpo puede resultar seriamente dañado por los tratamientos convencionales, ya que un trasplante de hígado puede tardar años en realizarse, los costos son demasiado elevados y lo dejan dependiente de los medicamentos inmunosupresores. Además, debe recuperarse de una cirugía mayor después de recibir un trasplante.

Por otro lado, los tratamientos naturales pueden brindarle los mismos beneficios que los tratamientos convencionales, pero sin los efectos secundarios. Aunque este protocolo puede llevar mucho tiempo, puede valer la pena si desea fortalecer su hígado de forma natural.

Por eso es muy recomendable que pruebes estas formas naturales de curar el daño hepático:

Agua limpia

Para el proceso de limpieza del hígado, enjuagar su cuerpo es una gran parte y tiene una gran importancia, así que trate de consumir al menos cuatro litros de agua al día.

Suplementos de hierbas

La salud del hígado se puede fortalecer en gran medida mediante el consumo de suplementos a base de hierbas que están diseñados específicamente para problemas de daño hepático.

Jugo de arándano

El jugo de arándano es excelente para sus órganos y puede ayudar a desintoxicar su hígado, pero tenga cuidado de no consumir uno con azúcar agregada en su contenido.

Jugo recién exprimido

Invertir en un exprimidor y en frutas y verduras orgánicas puede salvar su salud. Pruebe diferentes recetas de jugos y beba mucho jugo fresco todos los días para ayudar a su cuerpo a eliminar todas las toxinas.

Aceite de oregano

Este aceite puede brindarte grandes beneficios, y algunos aromaterapeutas recomiendan su uso internamente, mientras que otros recomiendan su uso tópico. Sin embargo, lo realmente importante es que el aceite de orégano puede ayudarlo a deshacerse de las infecciones que se han arraigado en su cuerpo como resultado de la insuficiencia hepática.

error: Content is protected !!