Antibióticos naturales que usaban nuestros ancianos en lugar de píldoras

Los antibióticos son un tipo de fármaco que se utiliza para tratar y prevenir infecciones bacterianas. Si los usa correctamente, pueden prevenir con éxito el desarrollo de bacterias responsables de problemas como problemas estomacales, infecciones de oído y problemas de la piel.

Aunque muchas personas dependen de los antibióticos, estos solo pueden producir efectos a corto plazo y pueden provocar muchas complicaciones de salud.

Usar ciertos alimentos que pueden actuar como antibióticos naturales es la mejor manera de tratar las infecciones bacterianas. La mayoría de los antibióticos naturales pueden combatir las infecciones virales y fúngicas, lo que no ocurre con los antibióticos de venta libre.

Además, no matarán las ‘bacterias buenas’ esenciales para su cuerpo.

Los siguientes antibióticos naturales reemplazarán el uso de píldoras. Durante muchos años, estos alimentos fueron utilizados por nuestros antepasados. Por lo tanto, ¡no hay duda de sus efectos! ¡Échales un vistazo!

1. Cúrcuma

Durante siglos, la cúrcuma se utilizó en la medicina ayurvédica y china, por sus propiedades medicinales. Fue un remedio eficaz para eliminar las bacterias responsables de enfermedades y promover la protección natural del organismo.

Además, tiene la capacidad de prevenir infecciones bacterianas en las lesiones. Un estudio de 2009 mostró que la curcumina, el compuesto activo de la cúrcuma, tiene potentes propiedades antimicrobianas y puede proporcionar resultados sorprendentes contra Helicobacter pylori.

Para obtener todos los beneficios de la cúrcuma, mezcle 1 cucharada de cúrcuma en polvo y 5-6 cucharadas de miel. Mantenga esta mezcla en un frasco hermético.

Se recomienda tomar media cucharada de este beneficioso remedio, dos veces al día. También puede usar suplementos de cúrcuma (400-600 mg), dos veces al día. Sin embargo, asegúrese de consultar a su médico primero.

2. Jengibre

Debido a sus potentes propiedades antibióticas naturales, el jengibre puede prevenir y curar muchos problemas de salud relacionados con las bacterias.

Al ser un antibiótico potente, el jengibre puede proporcionar resultados positivos contra patógenos transmitidos por los alimentos como la Salmonella. También es muy beneficioso en el caso de infecciones respiratorias y periodontales.

El té de jengibre es un remedio eficaz contra las infecciones bacterianas. Para preparar el té, debe tostar en 1 pulgada de jengibre fresco y hervirlo en 1 ½ tazas de agua durante 10 minutos.

Agrega jugo de limón y miel y consúmelo inmediatamente.

Es muy importante incluir jengibre fresco o seco en su cocina. También puede usar cápsulas de jengibre, pero asegúrese de consultar primero a su médico.

3. Ajo

El ajo posee fuertes propiedades antibióticas, antifúngicas y antivirales. Según un estudio de 1999, el ajo contiene alicina, un compuesto de azufre que puede actuar como antibiótico natural.

Además, el ajo es rico en vitaminas, minerales y nutrientes que pueden mejorar su bienestar general.

Se recomienda consumir 2-3 dientes de ajo crudos todos los días, antes del desayuno. Además, asegúrese de incluir regularmente ajo en su cocina.

Siempre puede optar por suplementos de ajo que pueden prevenir eficazmente diferentes patógenos y enfermedades. Sin embargo, asegúrese de consultar a su médico primero.

error: Content is protected !!