Pastillas para la tos caseras de miel cruda y canela que le ahorrarán un viaje al médico

La mejor manera de combatir los síntomas del resfriado es prevenirlos en primer lugar. Sin embargo, la temporada de invierno también significa temporada de gripe y frío. De hecho, el dolor de garganta, el resfriado y la tos son algunos de los muchos síntomas que lo acompañan. La mejor manera de combatir estos síntomas es prevenirlos en primer lugar.

Para prevenir estos síntomas, muchas personas recurren inmediatamente a las pastillas. Sin embargo, son bastante perjudiciales para la salud, ya que contienen sustancias químicas peligrosas que provocan numerosos efectos secundarios.

Aunque toser puede ser bastante irritante, es un reflejo natural que en realidad tiene un propósito beneficioso. Además, la tos nos protege contra los productos químicos dañinos e incluso mortales en nuestro entorno cada vez más tóxico. Además, limpia los grandes pasajes de microbios, secreciones y partículas extrañas.

El siguiente tratamiento natural es extremadamente delicioso e incluye ingredientes que evitan riesgos comunes y permiten un tratamiento y un tiempo de recuperación más rápidos. El proceso de preparación de estas pastillas para la tos naturales es extremadamente fácil y, además, le ayudará a fortalecer su sistema inmunológico .

Receta casera de pastillas para la tos que le ahorrará un viaje al médico:

Ingredientes:

  • 100 g de miel orgánica cruda
  • 100ml de aceite de coco
  • Una pizca de canela de Ceilán
  • ½ taza de miel cruda

Preparación:

Primero, vierte el aceite de coco en un bol y bátelo hasta que se vuelva agradable y espumoso. Luego agregue lentamente la miel y siga batiendo para obtener una pasta con una consistencia completa y espesa. Luego, agregue la canela (siéntase libre de agregar tanto como desee según sus preferencias personales).

Una vez que la mezcla esté lista, puedes verterla en bandejas de cubitos de hielo vacías y congelarla durante media hora. Saque las pastillas para la tos de la bandeja de cubitos de hielo, luego guárdelas en un frasco en el refrigerador. Puede guardar el remedio en el refrigerador hasta por dos meses.

También puede usar estas pastillas para la tos a diario como medida preventiva. Al tomarlos, disuélvalos en su lengua.

error: Content is protected !!