8 señales de que tu cuerpo necesita desesperadamente más vitamina D

La vitamina D es una vitamina liposoluble que influye en gran medida en los sistemas de nuestro cuerpo, desde asegurar el suministro de calcio a nuestros huesos hasta fortalecer nuestro sistema inmunológico. Normalmente obtenemos esta vitamina de los alimentos, los suplementos y los rayos del sol, pero cuando algo sale mal y enfrentamos una deficiencia de vitamina D, nuestros sistemas corporales pueden romperse.

1. sudoración de la cabeza

Hay una variedad de síntomas que pueden indicar que su nivel de vitamina D es bajo. La literatura científica describe la sudoración excesiva en los recién nacidos como uno de los primeros signos de la falta de esta vitamina. Uno de los síntomas más obvios de la deficiencia de vitamina D en adultos es la sudoración excesiva de la cabeza en comparación con el resto del cuerpo. Si su cabeza suda mucho, esto puede estar relacionado con la falta de vitamina D en su cuerpo y es posible que deba consultar a su médico.

2. dolor de huesos

La falta de vitamina D puede afectar la capacidad del cuerpo para poner calcio en el tejido óseo, lo que puede provocar osteomalacia o debilitamiento de los huesos. Una deficiencia de vitamina D puede asociarse con varios dolores musculoesqueléticos, en particular, con dolor y sensibilidad en el hueso tibial. Se recomienda asegurar una ingesta diaria de la cantidad necesaria de vitamina D para evitar el dolor óseo, fracturas óseas y enfermedades relacionadas como la osteoporosis.

3. dolor muscular

La vitamina D afecta no solo a nuestros huesos sino también a nuestros músculos. La falta de esta vitamina puede causar dolor muscular intenso, debilidad, reducción de la masa muscular y mala recuperación muscular después de una actividad física intensa. Los bajos niveles de vitamina D también pueden causar dolor crónico generalizado en el cuerpo, que es uno de los principales síntomas de la fibromialgia.

4. Un sistema inmune débil.

La vitamina D juega un papel muy importante en el apoyo de nuestro sistema inmunológico. Sin saberlo, los médicos comenzaron a usar esta vitamina para tratar infecciones hace mucho tiempo antes de que se descubrieran los antibióticos. Los pacientes con tuberculosis, por ejemplo, fueron enviados a sanatorios donde estuvieron expuestos a la luz solar que, como pensaron los médicos, mataron directamente la infección. Entonces, si padece infecciones virales frecuentes, los niveles bajos de vitamina D podrían ser la razón.

5. Fatiga y debilidad.

A menudo tendemos a atribuir fatiga y cansancio a un estilo de vida ocupado o falta de sueño. Sin embargo, resulta que la falta de vitamina D en el cuerpo también puede estar involucrada. Un estudio que observó el efecto de la suplementación con vitamina D en pacientes con fatiga mostró una reducción significativa de los síntomas de fatiga después de la normalización de los niveles de vitamina D.

6. Cicatrización lenta de heridas

Un estudio ha demostrado que 12 semanas de la suplementación con vitamina D resultó en una reducción significativa de las heridas entre los pacientes con úlceras del pie diabético. Los científicos creen que la vitamina D tuvo un efecto positivo en la estabilización de los niveles de glucosa y colesterol en sangre en los pacientes investigados. Si sus heridas sanan lentamente (especialmente si tiene diabetes), preste atención al nivel de esta vitamina en su cuerpo.

7. Pérdida de cabello.

Hay muchos factores que pueden desencadenar la caída del cabello, y la deficiencia de vitamina D es uno de ellos. La falta de esta vitamina puede conducir a un proceso de ciclo del cabello deteriorado, adelgazamiento del cabello y pérdida de cabello. La vitamina D desempeña un papel integral en el proceso de crecimiento del cabello en el punto de origen del cabello y puede usarse como un suplemento destinado al tratamiento de la pérdida del cabello.

8. Ansiedad y depresión

La vitamina D es una vitamina única que influye en muchas partes de nuestros cuerpos, incluido el cerebro. Después de que la vitamina es consumida por los alimentos o sintetizada en nuestra piel, libera neurotransmisores como la dopamina y la serotonina que influyen en el funcionamiento del cerebro. Según los científicos, la falta de vitamina D puede provocar ansiedad, depresión e incluso puede estar relacionada con enfermedades mentales, incluida la esquizofrenia.

Si tiene alguno de los signos de una deficiencia de vitamina D, planifique una visita a su médico, quien evaluará el nivel de esta vitamina en su cuerpo y le recetará la dosis necesaria de vitamina D.

error: Content is protected !!