7 razones para remojar los pies en sal de Epsom + cómo hacerlo

La sal de Epsom es un remedio común para las articulaciones doloridas y los problemas de la piel. También conocido como sulfato de magnesio, se ha utilizado en todo el mundo durante siglos. Este increíble producto brinda paz y descanso.

La sal de Epsom se compone de magnesio, azufre y oxígeno. Se parece a la sal de mesa, pero no causa ninguno de los efectos secundarios que provoca la sal de mesa habitual y no contiene cloruro de sodio.

El magnesio en la sal de Epsom lo hace ideal para quienes intentan apoyar la producción natural del mineral en el cuerpo. El magnesio se vuelve poderoso cuando la sal se disuelve en agua caliente, por lo que se usa comúnmente en baños y baños curativos de pies.

7 beneficios de los baños de pies con sal de Epsom

1. Estrés

Utilice este método para relajar los músculos tensos y reducir la inflamación. El efecto beneficioso se irradiará por todo tu cuerpo, mejorando tu estado mental y habilidades cognitivas.

2. Infecciones por hongos y uñas encarnadas

La sal de Epsom hace más que tratar la infección directamente. La extrae y protege la piel de otras complicaciones, dejándola suave.

Los baños de pies con sal de Epsom son una buena adición a sus terapias recetadas. Si nota alguno de los síntomas, no dude en consultar a un médico.

3. Tacones secos y agrietados

¿Con qué frecuencia nutre sus pies? Los talones agrietados pueden convertirse en un gran problema si no se tratan. Remójelos en solución de sal de Epsom y deséchelos, deséchelos, deséchelos. Agrega tu humectante habitual y usa tus sandalias favoritas sin preocuparte por la apariencia de tus tacones.

4. Mejor sueño

Estos baños le darán a su cuerpo suficiente magnesio para dormir mejor por la noche. Los baños fomentan la producción de melatonina, ayudándote a dormir como un bebé. El baño te ayudará a relajarte después de un día estresante.

5. Dolor

Dale a tus pies el cuidado que se merecen después de un día ajetreado. Los baños de sal de Epsom reducen la inflamación, alivian los calambres musculares y eliminan las toxinas.

6. Malos olores

¿Pies que huelen mal? ¡Ya no! Remoje sus pies con regularidad y asegúrese de que su calzado esté limpio y seco. Compre zapatos que “respiren”.

7. Astillas

¡Estos duelen como locos! Las astillas pequeñas a veces causan dolor e hinchazón, y los pies en remojo funcionan muy bien. La sal de Epsom te ayudará a suavizar tu piel y aflojar la astilla para quitarla fácilmente. También sacará cualquier gato.

¿Cómo disfrutar de un buen baño de sal de Epsom?

Los baños de pies de Epsom son buenos tanto para el cuerpo como para la mente. Tus pies te llevan a lugares, así que trata de cuidarlos muy bien.

Remojo de pies con sal de Epsom

Necesita suficiente agua para cubrir sus pies y media taza de sal de Epsom. La sal se disolverá en cinco minutos. ¿Es la temperatura adecuada para tu piel?

Remoja tus pies durante 30 a 45 minutos. Tiene tiempo suficiente para leer el libro que acaba de comprar o escuchar su música favorita.

Para obtener beneficios adicionales, siéntase libre de agregar unas gotas de aceites esenciales. Aquí hay algunas buenas sugerencias:

  • El aceite esencial de lavanda relaja el cuerpo y la mente, mientras fija la concentración y el sueño. Úselo antes de acostarse.
  • El aceite esencial de menta aumenta el estado de alerta, mejora la digestión y hace que ese desagradable dolor de cabeza desaparezca.
  • El aceite esencial de eucalipto aumenta el poder antimicrobiano de los baños de sal de Epsom, alivia los síntomas del resfriado y mejora la capacidad mental.
  • El aceite esencial de cítricos mejora el estado de ánimo y elimina los gérmenes.
  • El aceite esencial de árbol de té alivia el enrojecimiento y reduce la inflamación.
  • El aceite esencial de limoncillo aumenta el poder antifúngico, antibacteriano y antiinflamatorio de los baños de sal de Epsom.

Después de la parte de remojo, use sal de Epsom para exfoliar sus pies. Enjuague con agua fría y seque. Usa tu loción humectante favorita.

Para un efecto óptimo, haga esto al menos dos veces por semana. No se recomienda el uso diario ya que puede provocar efectos adversos como pies secos y agrietados.

Otros usos

1. Acumulaciones persistentes de alimentos

Frote los utensilios de cocina y las superficies con sal de Epsom. Agréguelo para desalojar los restos de comida.

2. Lavado a mano

Combine partes iguales de sales de Epsom y aceite para bebés. Úselo para hidratar, desinfectar y exfoliar sus manos. Usa aceite esencial para mejorar su olor.

3. Exfoliante de piel

Frote la piel seca de las rodillas, los codos, las manos o los pies después de ducharse.

Precaución

No use sal de Epsom para aliviar el dolor crónico de pie antes de consultar a su médico. Evite usarlo si tiene dolores crónicos, llagas y ampollas, y llame a su médico.

El uso tópico de la sal de Epsom no causa ningún efecto secundario y es seguro cuando se usa según lo sugerido por un profesional.

error: Content is protected !!