3 analgésicos orgánicos tan potentes como los medicamentos, sin los efectos secundarios

Todo el mundo puede experimentar dolor agudo o crónico en algún momento de su vida. De alguna manera, esto es una señal de nuestro cuerpo de que algo está sanando o va mal. Entonces, para llevar un estilo de vida normal, es de suma importancia controlar el dolor a tiempo.

Cuando experimentan algún tipo de dolor, las personas generalmente dependen de medicamentos recetados o de venta libre, aunque son conscientes de que estos medicamentos pueden causar efectos secundarios y solo empeorar su condición.

Entonces, lo mejor que debe hacer es darse cuenta del hecho de que la madre naturaleza nos ha dado remedios naturales que pueden ser incluso más efectivos que las drogas.

Hoy presentaremos 3 de ellos. Entonces, ¡échales un vistazo y no dudes en probarlos! Tu cuerpo te lo agradecerá, ¡créeme!

1. Boswellia

También conocido como incienso indio, Boswellia tiene un origen en las partes secas de África, India y el Mediterráneo. Esta planta ha ganado popularidad por sus potentes propiedades antiinflamatorias.

Como todos sabemos, la inflamación es la principal causa de dolor crónico. Boswellia está repleto de ácidos únicos que bloquean la sobreproducción de actividad citocinética en los tejidos dañados y, al mismo tiempo, mejoran el flujo sanguíneo a las articulaciones.

Puede aumentar la movilidad articular y aflojar las articulaciones rígidas. Muchos estudios demostraron la eficacia de Boswellia para reducir las afecciones relacionadas con la inflamación, como la osteoartritis, la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa y muchas otras afecciones dolorosas.

Se ha demostrado que puede proporcionar los mismos efectos que los AINE, que son el fármaco más comúnmente recetado para problemas relacionados con la inflamación y el dolor crónico.

2. Cúrcuma

La cúrcuma, de uso común en la cocina india y asiática, es una especia antigua conocida por sus poderosas propiedades antiinflamatorias.

Cuando se trata de artritis, rigidez, espasmos musculares, dolor en las articulaciones y otras afecciones de dolor crónico, la cúrcuma puede proporcionar mejores resultados que la mayoría de los medicamentos para aliviar el dolor.

Conocida como un analgésico natural e inhibidor de la COX-2, la cúrcuma tiene la capacidad no solo de prevenir la inflamación, sino también de suprimir el dolor relacionado con los nervios. Es muy beneficioso para las personas que padecen fibromialgia.

3. Astaxantina

Conocido como el “rey de los carotenoides”, la astaxantina es un fitonutriente sintetizado por microalgas llamadas Haematococcus.

Por lo general, se cultiva en agua dulce utilizando técnicas modernas que pueden fomentar sus poderosas propiedades curativas, protegiéndola de la radiación UV, la oxidación y otros factores ambientales.

Aunque la astaxantina puede no ser tan potente como la mayoría de los antiinflamatorios farmacéuticos, se ha demostrado que es el antiinflamatorio natural más potente.

Puede inhibir naturalmente muchos de los mediadores de inflamación conocidos, lo que alivia el dolor y la inflamación, sin causar efectos secundarios. Por lo general, se usa en el caso de dolor en las articulaciones, recuperación muscular y otras afecciones dolorosas.

Al ser soluble en grasa, las moléculas de grasa transportan la astaxantina directamente a los músculos, órganos y tejidos donde más se necesita, como el cerebro, el tejido prostático, el tejido mamario, los músculos esqueléticos y la retina.

error: Content is protected !!