¿Cómo cultivar ajo para que nunca haga falta en la casa?

Te enseñamos cómo cultivar ajo en tu casa paso a paso, para que así tengas una bella planta de este alimento tan indispensable para la cocina y el hogar.

El ajo posee bastantes propiedades y beneficios para la salud que pueden ser aprovechadas de distintas maneras; sin embargo, su uso más frecuente es el de ingrediente para dar un delicioso sabor a una enorme variedad de platillos.

Por ello resulta tan importante tener ajo en la casa, y no solo eso, sino tener una planta de la que podamos tomar uno o dos dientes cada que los requiramos, sin necesidad de estar comprando cada que vamos a la verdulería o al supermercado.

Así que si quieres aprender cómo cultivar ajo en casa, sigue leyendo, que a continuación te explicamos el método más sencillo.

Cómo cultivar ajo paso a paso

Una de las más grandes ventajas de cultivar ajo es que, además de ser muy fácil, crece a partir de dientes individuales, separados de un bulbo o pieza entera. Es decir, cada diente puede volver a multiplicarse y dar lugar a un nuevo bulbo o pieza con cinco o 10 dientes dependiendo el tamaño.

Te enseñamos el método para cultivarlo en agua y que posteriormente puedes pasar a una maceta con tierra o a tu jardín. Necesitarás lo siguiente:

  • 1 bulbo o cabeza de ajo completa
  • Un recipiente de vidrio o plástico
  • Agua
  • Una maceta con tierra o un espacio en tu jardín

Paso a paso:

  1. Toma la cabeza de ajo y pela la capa externa que es esta celulosa delgada que usualmente está seca y se deshace conforme la retiramos.
  2. Ahora toma un recipiente de vidrio o plástico y añade agua pero que sea solo la suficiente para mantener húmeda la parte inferior de a cabeza de ajo que vendría siendo donde los dientes están sujetos. Recuerda no sumergir la pieza completa ya que de lo contrario, se pudriría y la planta no prosperaría.
  3. Tendrás que dejar el ajo en esa posición, de preferencia en lugar donde reciba luz solar indirecta y con un clima templado. Tu cocina puede ser el mejor lugar.
  4. Notarás después de algunos días que los ajos empiezan a germinar. Echarán raíz en la parte que está en contacto con el agua y crecerá una linda planta en la parte superior.
  5. Una vez llegado este punto, tendrás que separar cuidadosamente cada diente con su raíz correspondiente y tener ya lista la maceta o lugar donde continuarás el cultivo de tus ajos. Recuerda que ahora cada diente será una cabeza completa nueva.
  6. A la hora pasar el ajo a la tierra, tan solo asegúrate de hacer un pequeño hoyo que sea lo suficiente profundo para cubrir únicamente el diente con sus raíces, procurando dejar la planta en la parte externa y con unos 10 centímetros de separación entre cada diente.
  7. Finalmente, asegúrate de regar tus ajos de dos a tres veces por semana como máximo y tenerlos donde reciban luz solar directa.
error: Content is protected !!