Trucos para no llorar al cortar cebolla

Llorar al cortar cebolla es algo que a toda y todo aquel que cocina le ha sucedido, y si bien no es algo grave o malo para la salud, puede resultar bastante molesto, es por eso que queremos compartirte los siguientes trucos para que un mar de lágrimas no se interfieran en la preparación de tu próximo guiso.

Porque seamos honestos, ya sea cruda o cocida, la cebolla nunca puede faltar para darle sabor a nuestros platillos salados.

Y si alguna vez te has preguntado, ¿por qué nos arden tanto los ojos al grado de llorar cuando cortamos cebolla?, pues debes saber que este curioso fenómeno se debe a la combinación de dos sustancias que producen un gas que contiene azufre y que al contacto con el agua, en este caso de nuestros ojos, se transforma en ácido sulfúrico.

Toda una reacción química que provoca que nuestro cerebro ordene la producción de lágrimas para diluir ese ácido y así proteger los ojos.

La buena noticias es que, aunque se trata de un proceso que no podemos evitar, sí que existen algunos métodos para reducir su impacto. Así que si quieres dejar de llorar en la cocina por culpa de la cebolla, presta atención a los siguientes trucos que seguro llamarán tu atención.

¿Cómo evitar que la cebolla irrite mis ojos?

En total son cuatro trucos que puedes poner en práctica y así elegir el que más te funcione o te acomode para aplicarlo de ahora en adelante. Toma nota:

  • Congelar: uno de los trucos más eficaces consiste en meter la cebolla al congelador unas horas antes de cortarla. De esta forma, conseguirás que se reduzca la intensidad de las sustancias irritantes. Claro que debes cortarla mientras todavía está bien fría, ya que si recupera su temperatura normal, seguramente llorarás.
  • Vinagre de manzana: este truco es quizás el más popular. Consiste en frotar vinagre de manzana ya sea en la cebolla o en todo el filo del cuchillo con el que la vas a partir. Es efectivo, sin embargo, algunos prefieren no utilizarlo pues creen que altera el sabor natural de la verdura.
  • Sumergir en agua: hay quienes aseguran que sumergir la cebolla en agua templada unos minutos antes de cortarla también ayuda a reducir la irritación. Por otra parte, existe un truco que resulta bastante incómodo pero totalmente efectivo que consiste en cortar la cebolla dentro de un recipiente con agua.
  • La forma de cortar: por último está la forma de cortar la cual juega un papel bastante importante si es que no quieres llorar al cortar cebolla. Y es que cuanto más rápido lo hagas y mejor sea el cuchillo, la pulpa de la cebolla será menos maltratada, por lo que los gases de azufre no saldrán con tanta facilidad. En este sentido, un cuchillo bien afilado y que de preferencia no sea dentado, puede convertirse en tu mejor aliado.
error: Content is protected !!