Señales de advertencia que indican que su cuerpo está sobrecargado de toxinas

Las toxinas están en todas partes a nuestro alrededor: en el aire que respiramos, los alimentos que comemos, los productos para el cuidado del cuerpo que usamos.

Para ser más específicos, las toxinas ingresan a su cuerpo a través de lo siguiente:

Inhalación: Las toxinas se encuentran en abundancia en el aire que respira. Vivir cerca de fábricas o áreas industriales lo pone en un riesgo aún mayor de inhalación de tóxicos.

Ingestión: Una de las formas más fáciles de que las toxinas entren en el cuerpo es consumiendo alimentos procesados ​​o enlatados, y alimentos que han sido tratados químicamente. Su riesgo de ingerir toxinas es aún mayor si come en áreas contaminadas.

Absorción: además de las toxinas en el aire que pueden ingresar a su sistema a través de la piel, los productos para el cuidado de la piel también están cargados de toxinas que la piel absorbe fácilmente.

Las toxinas comprometen el funcionamiento adecuado de su cuerpo y pueden causar algunas complicaciones de salud graves, incluida la muerte.

La acumulación de tóxicos en el cuerpo puede provocar infecciones graves de la piel, los ojos y el estómago, tumores, asma, enfermedades neurológicas, complicaciones cardíacas, alteraciones del ADN e infertilidad.

Conocer su cuerpo y leer las señales de advertencia de angustia que envía es crucial para abordar el problema de salud con prontitud y en consecuencia.

Estos son los 10 signos más comunes que apuntan a la acumulación de toxinas en el cuerpo.

1 # aumento de peso

La exposición continua a toxinas puede interferir con sus mecanismos naturales de control de peso. Si esto se acompaña de un estilo de vida sedentario y hábitos alimenticios poco saludables, puede conducir fácilmente a la obesidad.

Una cosa que hacen las toxinas es afectar negativamente a sus hormonas: ralentizan o detienen por completo la función de sus hormonas. Esto, a su vez, desencadena problemas con la tiroides, el estrógeno, la testosterona, el cortisol y la insulina.

Por un lado, la glándula tiroides produce hormonas quemagrasas controlando así todo el metabolismo. Por otro lado, las toxinas inhiben estas hormonas y provocan un aumento de peso.

Además, el páncreas segrega insulina, que es vital para mantener bajo control los niveles de azúcar en sangre. De hecho, la insulina elimina el azúcar extra que ingiere a través de su dieta de la sangre y la almacena en las células para su uso futuro.

Como se encontró en un estudio de 2015 publicado en Environmental Health Perspectives , los niños y las mujeres que inhalaron o ingirieron pesticidas a través de su dieta durante el embarazo se relacionaron directamente con la obesidad infantil.

2 # estreñimiento

Uno de los órganos más importantes para la eliminación de toxinas del cuerpo es el colon o intestino grueso. Este órgano se encarga de eliminar los desechos del cuerpo mediante deposiciones regulares. Pero, cuando la función de su colon se ve comprometida, los desechos permanecen en su cuerpo en lugar de ser eliminados.

Esto eventualmente causa la acumulación de desechos en su colon o en sus bolsillos, lo que provoca estreñimiento, gases e hinchazón.

El estreñimiento en realidad significa que no tiene evacuaciones intestinales regulares; sus heces se vuelven duras y requieren esfuerzo. Beber más agua, hacer ejercicio con regularidad e incluir probióticos y alimentos ricos en fibra en su dieta son las mejores formas de tratar el estreñimiento.

3 # dolores de cabeza y migrañas

Su sistema nervioso central está expuesto a toxinas ambientales y alimentarias, que hacen que los tejidos cerebrales sean hipersensibles.

Entonces, cuando ejercitamos su cerebro como reacción a algunos estímulos, causa un dolor intenso a través de los tejidos cerebrales, una condición que generalmente se conoce como migraña.

Además, su cuerpo libera sus propias toxinas. Por ejemplo, los nervios liberan desechos y sustancias químicas, como el óxido nítrico, en el sistema nervioso central, cuyos niveles altos pueden provocar migrañas.

Según un artículo de 2009 publicado en Clinical Science , la exposición a alérgenos ambientales y la exposición a sustancias químicas pueden desencadenar dolores de cabeza en personas sensibles.

4 # Fatiga constante

La fatiga constante es también uno de los síntomas de la sobrecarga tóxica.

El caso es que el tracto digestivo descompone los alimentos para permitir que el cuerpo utilice los nutrientes vitales para su correcto funcionamiento. Pero, cuando el tracto digestivo está habitado por toxinas, no puede descomponer adecuadamente los alimentos, lo que provoca cansancio y bajos niveles de energía.

Las toxinas interfieren con los muchos sistemas del cuerpo, ya sea la digestión, las evacuaciones intestinales o la secreción de hormonas. Esto, a su vez, desencadena una respuesta de estrés que hace que el cuerpo trabaje mucho más para completar las funciones básicas, lo que eventualmente debilita su sistema inmunológico. Esta resulta ser la principal causa de fatiga.

Como se encontró en un estudio de 2001 publicado en Science of the Total Environment , cinco pacientes con síndrome de fatiga crónica en Italia (edad promedio de 37,5 años) tenían un sistema inmunológico comprometido como resultado de una exposición excesiva a las toxinas alimentarias y ambientales.

5 # cambios de humor

Su estado de ánimo y su bienestar general también pueden verse afectados por las toxinas de los alimentos procesados, es decir, alimentos con aditivos e ingredientes artificiales. Por ejemplo, el xenoestrógeno es un aditivo alimentario que en realidad es una toxina que actúa como estrógeno, interfiriendo así con los niveles naturales de estrógeno en el cuerpo. Se sabe que causa cambios de humor extremos que van desde la depresión hasta la exuberancia.

El aspartamo es solo otro aditivo que afecta el estado de ánimo de una persona. De hecho, libera toxinas que desencadenan el trastorno de depresión extrema. Según un estudio de 2013 que examinó el efecto de las bebidas endulzadas en adultos estadounidenses, las bebidas que contienen aspartamo aumentan el riesgo de depresión. El estudio fue publicado en Neurology .

Un estudio anterior de 2002 en Colorado, publicado en Annals of Epidemiology , informó una alta depresión clínica en los agricultores y sus cónyuges expuestos a toxinas ambientales a través de pesticidas.

6 # problemas de la piel

Aparte del hígado, la piel también funciona como un órgano desintoxicante. Cuando el hígado no puede eliminar las toxinas del interior de su cuerpo, su piel se hace cargo. Cuando la piel intenta eliminar las toxinas, puede provocar erupciones cutáneas o sudoración excesiva.

Si las toxinas no se pueden eliminar de otra manera y tienen que salir del cuerpo a través de la piel, significa que hay una sobrecarga tóxica en su cuerpo. Las toxinas también pueden obstruir los poros durante el proceso de eliminación y provocar otras reacciones más graves.

Es por eso que las toxinas generalmente se consideran la causa principal del acné, la inflamación, el eccema, las arrugas y las ojeras, independientemente de cómo se absorban.

7 # mal aliento

Los problemas digestivos, y no el cuidado inadecuado de los dientes, suelen ser la causa del mal aliento.

La cuestión es que su tracto digestivo alberga una combinación de bacterias beneficiosas y dañinas. Al consumir alimentos procesados, aumenta la cantidad de carbohidratos en el cuerpo. Luego, los carbohidratos se descomponen en un exceso de azúcar, en el que prosperan las bacterias intestinales dañinas. Son estas bacterias las que liberan toxinas que se depositan en el sistema digestivo y en la boca y provocan mal aliento.

Esta condición también puede ir acompañada de acumulación de placa blanca. La toxicidad intestinal y la indigestión también se pueden manifestar a través de eructos excesivos, que es otro respiradero del mal aliento.

Por último, pero no menos importante, el mal aliento también puede ser un síntoma de disfunción renal, ya que los riñones son un importante órgano desintoxicante que elimina las sustancias químicas tóxicas de la sangre creando orina.

8 # recalentamiento corporal y sudoración

La acumulación de toxinas en el cuerpo normalmente indica una función del sistema digestivo comprometida.

Esto da como resultado un flujo sanguíneo cargado de toxinas desde el tracto digestivo hasta el hígado. Esto significa mucho más trabajo para el hígado, que se esfuerza por limpiar la sangre.

Un hígado que ha trabajado en exceso también da señales de advertencia y estas normalmente incluyen sofocos y sudoración excesiva.

Aunque la transpiración es un mecanismo corporal natural de la piel para deshacerse de las toxinas, la sudoración excesiva en realidad puede indicar que su hígado está trabajando demasiado para desintoxicar su sistema.

9 # Dolor y espasmos musculares

Los niveles excesivos de toxinas en el cuerpo pueden desencadenar dolores musculares y espasmos sin una lesión real.

Lo que sucede es que la exposición continua a las toxinas de los alimentos, los productos de limpieza para el hogar, los cosméticos y el medio ambiente desencadena una respuesta inmunitaria en el cuerpo, que pone a prueba el mecanismo de defensa del estrés del cuerpo y, finalmente, lo debilita. Este estrés afecta a todos los órganos del cuerpo, incluidos los músculos.

Cuando los músculos están estresados, tensan los capilares e impiden el flujo sanguíneo regular a través de los músculos, lo que a su vez conduce a una deficiencia de oxígeno y una tensión adicional. El dolor físico ocurre cuando los músculos intentan combatir el estrés y se fatigan.

El dolor muscular, especialmente cuando se acompaña de fatiga, es uno de los principales indicadores de la acumulación de toxinas. Una forma eficaz de abordar este dolor es la terapia de masajes.

10 # insomnio

Por último, pero no menos importante, el insomnio también es un síntoma común de sobrecarga tóxica, especialmente entre las personas que trabajan en granjas y fábricas, las personas que consumen alimentos procesados ​​con regularidad y las personas que viven en casas con pintura con plomo tóxica en las paredes o que usan detergentes y ambientadores que contienen plomo.

Como se mencionó anteriormente, el sistema nervioso central es susceptible de absorber ciertas sustancias conocidas como toxinas lipofílicas. Una vez absorbidos en la sangre, viajan al cerebro y se asientan allí provocando trastornos del sueño.

El mejor momento para que el cerebro elimine las toxinas es durante el sueño, pero cuando el sueño se ve comprometido, esto impide aún más la desintoxicación. Si el insomnio es algo con lo que ha estado lidiando, puede ser el momento de considerar un programa de desintoxicación.

error: Content is protected !!